Sobre mi

Altamente sensible, soñadora, sociable, idealista, romántica, divertida y alegre, aunque con un punto melancólica, son algunos de los calificativos con los que me describo.

Adjetivos que son el hilo conductor de mis fotografías: imágenes en busca de la magia, del alma de las personas; instantáneas que intentan plasmar a través de un objetivo las sensaciones que ellos tienen, sus sentimientos, sus risas, sus lloros; fotografías que capturan la realidad, que muestran la verdad…

Cuando comencé mis estudios en Ciencias Geológicas nunca pensé que mi gran vocación y mi profesión acabaría estando detrás de un objetivo y lejos de minerales y piedras. Llegué al mundo de la fotografía en 2011 por amor. No era feliz en lo que hacía y un día siguiendo los pasos de Cupido conocí la que se ha convertido en algo más que mi gran pasión, un estilo de vida: la fotografía.

Esta pasión se ha instalado tan profundamente en mi interior que se ha convertido en mi epicentro. Es un orgullo poder gritar que me dedico a lo que me gusta, a lo que realmente me apasiona y soy una afortunada por ello, por permitirme contar historias a través de instantáneas, de imágenes que guardan en su interior sentimientos, que reflejan bonitos momentos, que son el eco de los recuerdos de una pareja o una familia.

Ya son siete años de intensa experiencia tras la cámara, de numerosas vivencias e inolvidables momentos que me han hecho creer que la fotografía puede ser el origen de un mundo más feliz, con más amor y perdón, pero sobre todo un mundo mas libre.